CCHEN autoriza el funcionamiento del Servicio de Medicina Nuclear del HRT por seis años más

0 Agosto 23, 2021
  • El servicio administra yodo radiactivo a pacientes maulinos con cáncer de tiroides o con hipertiroidismo que lo requieran.

Excelentes noticias para la salud pública maulina, ya que la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN) tras una visita inspectiva al Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Regional de Talca (HRT), autorizó por seis años más el funcionamiento de esta importante dependencia, única en la región.

El director del HRT, Osvaldo Acevedo, indicó al respecto: “Estamos muy contentos de que nuestro Servicio de Medicina Nuclear haya recibido la autorización respectiva para funcionar por seis años más. Eso significa que nuestras dependencias están certificadas para prestar –sobre todo- servicios a pacientes de cáncer de tiroides que llegan a nuestro hospital”.

Añadió que “durante un año, en promedio, nuestro servicio atiende a más de 150 personas de toda la región. Eso significa que nosotros estamos abiertos a acompañar a todas las personas que requieren este tratamiento”, sostuvo Acevedo.

Escucha a continuación parte de las declaraciones de nuestro Director, Osvaldo Acevedo:

Posted in Comunicados by admin | Tags:
0 Enero 18, 2019

A cuatro meses desde la puesta en marcha de la Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Regional de Talca, se han atendido un total de 36 pacientes, de los cuales 24 fueron ambulatorios y 12 hospitalizados. Dicha unidad nace en apoyo al servicio de oncología y se dedica a la terapia de yodo radiactivo para pacientes con hipertiroidismo y cáncer de tiroides operados.

José Vargas Cáceres, Médico nuclear del HRT explicó que “en los tratamientos se utiliza yodo muy similar al yodo normal que está presente en los alimentos como los pescados, mariscos, la leche, los huevos y la sal yodada. La diferencia es que nuestro yodo tiene un núcleo radiactivo, esa radiación produce la muerte de las células tiroideas  que absorben el yodo y en eso se basa nuestra terapia. En los pacientes con hipertiroidismo disminuimos el tamaño de la glándula y la función, para que dejen de producir hormonas tiroideas. Y a los pacientes con cáncer tiroideo, lo que hacemos después de operarse, es intentar eliminar cualquier célula que haya quedado remanente normal y también remanente cancerígena. El yodo viene en una cápsula que es más segura.  Las dosis bajas se manejan bajo régimen de aislamiento domiciliario y las dosis altas hospitalizados”.